lunes, 29 de octubre de 2012

Igualdad

Hoy vengo con un tema polémico que estoy segura que no será del agrado de todos. Pero si algo tenía claro en el momento de empezar con este blog es que iba a plasmar en él mis ideas, sin pensar si gustarían a unos y a otros.
Hace unos días saltó la noticia de que un colegio de Madrid había negado la entrada al centro a un niño, de los del poblado marginal llamado El Gallinero, por no vestir el uniforme. Pues sí, es el cole de la Princesa. He de reconocer que al principio sí que me sorprendió y me pareció un poco drástica la medida. Incluso pensé en ponerme en contacto con el AMPA para dar la idea de crear un banco de uniformes, en el que los padres pudiéramos entregar los uniformes pequeños para que los pudieran disfrutar los más desfavorecidos. Pero la idea se me quitó de cuajo de la cabeza cuando el viernes por la tarde nos informa el colegio de que al comienzo del curso escolar a esas familias se les entrega una equipación completa (que debe rondar los 300 €) por cada niño escolarizado en el centro. Llegado este punto mi indignación va en aumento...
Primero: ¡¡qué bien quedas al ponerte del lado del, supuestamente, más desfavorecido!! Los medios en seguida se pudieron del lado del niño sin recabar más información. Así es más fácil tachar al colegio de poco caritativo, pese a ser religioso. El Doctor Anónimo me contaba el viernes que en el programa de Onda Cero, Julia en la Onda, habían puesto al colegio de vuelta y media.
Segundo: ¡¡qué fácil es ver los toros desde la barrera!! Todos los que informan y opinan del tema seguramente vivan a varios kilómetros de esos poblados y no saben lo que es. Nosotros, por desgracia, vivimos no cerca de ellos, sino al lado de otros como ellos que por ocupar un día un solar por no tener vivienda, fueron desalojados y se les entregó una vivienda del IVIMA. Vivienda que está a dos manzanas de la mía por la que pago una millonada frente a su alquiler social en el mejor de los casos. Y veo como han impuesto su ley, sus costumbres, sus ideas sin hacer caso a aquello de que allá donde fueres haz lo que vieres. Porque la idea es la de la reinserción en la sociedad. 
Tercero: que para poder pagar el colegio a la Princesa su padre y yo trabajamos y muy duro. ¡¡Ojala me pagaran el colegio, el comedor y el transporte y me pudiera quedar en casa haciendo la comida!!!
Cuarto: Que solo dispongo de un uniforme y me las veo y me las deseo para que la Princesa vaya aseada todos los días. Y en tres años jamás ha ido ni un solo día con otra ropa
Quinto: Que no se puede tratar de reinsertar en una sociedad a unas personas que no quieren. Ellos son de otra raza, otra cultural, otras costumbres y por mucho que queramos hacer, no va a ser posible. El que quiere, lo consigue. Y el que no, está claro que va contra las normas.
Y dicho todo esto espero que no me tachéis de clasista ni racista. Simplemente quiero igualdad. Recuerdo un lema de hace algunos años que decía: "Todos iguales, todos diferentes". No me quejo de que les entreguen el uniforme gratis, me revuelvo porque no cumplen las normas como todos los demás. Todos iguales...


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...