viernes, 26 de octubre de 2012

¿Calidad de vida?

Se que ni soy una heroína, ni soy diferente a otras madres y encima solo tengo una hija. Pero en cualquier caso toda esta semana me he estado preguntando si las madres trabajadoras de hoy en día tenemos calidad de vida. En mi caso me levanto a las 6.30 de la mañana y desde que pongo un pie en el suelo parezco un conejito de Duracell. Ducha, pelo, ropa, preparo el uniforme y la mochila (si por la noche no lo he hecho), preparo el tupper de mi comida, levanto a la Princesa, preparo el desayuno, lucho con ella para que se vista, la peino, salimos corriendo al cole, recorro Madrid de cabo a rabo y por fin llego a la oficina.
En la oficina suena mil veces el teléfono, llamo yo otras cuantas, reuniones, resolución de problemas, estrés... Como en una hora y encima de tupper (de eso hablaré otro día) y vuelta de nuevo al estrés. Y entonces, cuando menos te lo esperas, es la hora. Y tienes que dejar todo empantanado y volver a salir corriendo porque solo tengo contratada una hora de permanencia en el cole. Y me vuelvo a recorrer Madrid y llego in extremis y  si es martes o jueves salimos pitando a la piscina porque toca natación. En un vestuario lleno de enanos y con un calor infernal pongo el bañador a la Princesa y me libero media hora que pasa en un pis pas. Y entonces toca ducha, secar muy bien el pelo y volver a casa tranquilamente. Por el camino, si hace bueno puede tocar parque o pequeña compra. Y cuando llegamos a casa es el momento de la lavadora con la ropa de la piscina, amén de la nuestra, cena, a veces plancha y si me quedan ganas preparar la mochila del día siguiente y escribir el blog. En honor a la verdad he de decir que cuento con la inestimable colaboración y ayuda del Santo. Cuando hay estrés por la mañana, él está por las tardes y al contrario. Por no hablar de mis pies y mis manos, desde que nació la Princesa. Mi fiel Magally que viene una vez por semana a poner orden.
Y cuando me meto en la cama, minutos antes de desmayarme pienso, ¿es calidad de vida? Y la respuesta siempre es la misma. Pues no lo sé. Lo que si tengo claro que es lo que me ha tocado y encima dando gracias a Dios porque tengo una familia adorable, un trabajo que me gusta y la satisfacción del trabajo bien hecho o por lo menos de haberlo intentado. Soy muy feliz y eso es lo que cuenta.

¡¡¡Feliz viernes!!! 
(A pesar de que ha tardado en llegar, por fin está aquí)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...