martes, 10 de abril de 2012

Corriendo con zapatillas



Mi Otro Yo es una mezcla entre el Doctor House y Forrest Gump. Lo de House es porque es un médico brillante y con muy mala leche cuando quiere. Lo de Forrest Gump no es porque sea tonta (porque tonta es el que hace tonterías y ella no las hace) sino porque un día le dio por correr y no sé cuando parará. El caso es que en me ha liado y me ha metido en otro charco: el 6 de mayo corremos la Carrera de la Mujer de Madrid. 6,5 km, ahí es nada. Será mi segunda carrera. La primera fue en el 2009 y nos la tomamos un poco a risa. Esta va en serio y me he propuesto entrenar. De momento he salido a correr el jueves, sábado y domingo y cada día un poco mejor. El primer día salimos a correr una amiga muy luchadora, Mi Otro Yo y una servidora. Era como un pingajo humano y pensé que moría pero gracias a Mi Otro Yo pude superarme un poco y no desfallecer. En determinados momentos me sentía como Roque, la patética parodia de Rocky realizada por Fernando Esteso y Andrés Pajares "Yo hice a Roque 3". Según corría, Mi Otro Yo me iba motivando. Acabé muy airosamente pero por la tarde, siguiendo con la filmografía de Stallone, no sentía las piernas.
El segundo día fue especial. Salimos a correr por Las Navas (Las Navas es a mi, como Tara a Escarlata O´Hara), había nevado, el paisaje era precioso y era muy agradable sentir la nieve en la cara congestionada por el esfuerzo. Terminé mucho mejor que el día anterior.



El tercer día, ya en Madrid, me enfrenté sola a la pereza, a la soledad del asfalto y a mi falta de forma. Y no solo corrí 4 kilómetros, sino que me gustó. Sacar fuerzas de donde no las tienes y sentir como te superas a ti misma engancha. Y en mi soledad llegué a la conclusión de que correr no es de cobardes, pese a lo que piensan algunos. Es de valientes, de muy valientes. Y ese es mi último charco en el que espero adentrarme, esta vez corriendo con zapatillas. Os iré contando.

1 comentario:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...