miércoles, 19 de julio de 2017

Hoy toca médico: ¡Qué caca de caca!

Tras el éxito y las numerosas cuestiones suscitadas con el post del estreñimiento,  y aprovechando que tenemos a mano al Doctor Anónimo (especialista en aparato digestivo) vamos a aclarar algunos mitos y leyendas urbanas relativas a la caca (en todas sus acepciones) y dar respuesta a alguna de las preguntas más comunes que le llegan a su consulta, sin tener necesidad. Allá vamos:
1.- ¿Ayuda al estreñimiento beber un vaso de agua en ayunas? Falso o verdadero. Depende de cada uno. No hay evidencia científica de que esto funcione y como malo no es, si te va bien, ¡adelante!. Si tú lo haces y vas como un reloj, ¡felicidades! Pero si a tu vecina si y a ti no, que haya calma que no tienes nada extraño. 
2.- "Doctor, vengo a verle porque de siempre voy de vientre hasta 3 y 4 veces al día ¿qué tengo?" Pues mucha suerte porque evacuar a menudo, a no ser que sea diarrea, no es síntoma de nada malo sino de un fantástico tránsito intestinal. Otra cosa es que la frecuencia aumente significativamente de un día para otro y por un tiempo prolongado. Entonces no está de más que se lo comentes a tu médico de familia.
3.- "Tengo la digestión rápida y en cuanto como tengo que ir al baño": Verdad a medias. Que no cunda el pánico que no eres un muñeco Baby Born pero si que tienes lo que se llama reflejo gastrocólico, que no es malo. Simplemente cuando ingieres alimentos, tu aparato digestivo se pone a trabajar más intensamente (recuerda que la digestión nunca se para), y al expandirse las paredes del estómago se produce un aumento de las contracciones del recto que es lo que te provocar ir al baño. 
4.-La lectura y el váter no son compatibles. ¡Quién lo iba a decir! ¿Quién a falta de una buena lectura no se ha leído hasta el modo de empleo del champú a tu alcance? Pues parece ser que eso es lo máximo que puedes leer. La postura que adquieres cuando tienes una lectura prolongada en el váter no te lleva más que a tener más posibilidades de tener hemorroides. Así que tu paso por el trono tiene que ser rapidito y para leer lo mejor, un buen sillón.
Y creo que con esto dejo zanjado el tema caca, que ¡¡ya está bien!!

¡¡FELIZ MIÉRCOLES!!   

martes, 18 de julio de 2017

Suelo pélvico y menopausia


Mucho se habla del suelo pélvico antes, durante y después del embarazo y poco en la menopausia. No nos debemos conformar con las pérdidas de orina, al más puro estilo Concha Velasco, como algo inherente a la menopausia. No,  me niego en rotundo. Si que es cierto que en esta etapa el suelo pélvico se ve afectado, pero se puede poner remedio. Vayamos por partes.
Como ya te conté la semana pasada,  la falta de estrógenos afecta directamente a la formación del colágeno, presente en los tendones que nos ayudan a mantener firme el suelo pélvico. Eso, unido a la pérdida de masa muscular y que la elasticidad de los ligamento de la zona va en aumento, por el paso de los años y los posibles embarazos, hace que el suelo pélvico pueda llegar vapuleado al climaterio.
Esa situación conlleva algunos efectos secundarios que pueden afectar notablemente a nuestra calidad de vida. Estos son incontinencia urinaria, molestias, desprendimiento de los órganos intraabdominales (prolapso),  e incluso disfunciones sexuales, de las que ya hablaré más adelante.
Llegado a este punto, ¿se debe dar una por vencida y abonarse a las Tena Lady de turno? No. En alguno casos, desgraciadamente, esa o la intervención quirúrgica son las únicas soluciones para resolver el problema. Pero para no llegar a ello es vital fortalecer el suelo pélvico a lo largo de tu vida fértil y más si cabe en la menopausia. Pero ¿cómo? Te voy a dar algunos ejercicios que a mi me van muy bien:

1- Ponte tumbada en el suelo, con las piernas ligeramente flexionadas y separadas y lo pies apoyados completamente en el suelo. Coloca las manos sobre el vientre y contrae el suelo pélvico. Si notas cómo se cierran los esfínteres (uretra, vagina y ano), cómo se elevan la parte inferior del abdomen y sientes cómo se levantan los órganos de la zona, es que lo estás haciendo bien. Mantén esa contracción durante 5 segundos mientras respiras pausadamente.Para que sea efectivo, deberás repetir ese ejercicio 10 veces.

2.- Subimos la intensidad haciendo lo mismo que el ejercicio anterior pero levantado la pelvis y separando los glúteos del suelo mientras separamos un poco más las piernas, en cada una de las contracciones. En esta ocasión también serán 10 repeticiones de 5 segundos. En este punto, si le quieres das más intensidad todavía, puedes ayudarte de una pelota (tipo pilates). Entonces apoyarás los pies en lo alto de la pelota y te atarás los muslos con una cinta. Recuerda que los muslos deben estar separados. El ejercicio se realizará igual, pero con la dificultad de no perder el punto de apoyo en la pelota, lo que hará trabajar más el suelo pélvico.

3.-  Es  posible que me digas que no tienes tiempo para hacer ejercicio. Pero para eso están los ejercicios de Kegel, tan fáciles como efectivos y se pueden realizar en cualquier parte porque lo que trabajamos es la musculatura interna. Te explico cómo hacerlo. Debes sentarte con la cadera en una posición neutra, ni echada para atrás ni muy hacia delante (no dejes caer los hombros hacia delante ni saques chepa) y la columna vertebral  elongada (como si fueras una marioneta y te estuvieran tirando de una cuerda situada en la cabeza). En la postura correcta, realizamos el movimiento de la musculatura del suelo pélvico en tres fases: contraemos y elevamos la musculatura de la zona de la pelvis (como si quisiéremos retener el pis), mantenemos unos segundo esa posición y regresamos a la posición inicial.

Y ya para terminar, te doy unos cuantos consejos:

- Ojo cuidado con realizar los clásicos abdominales ( tumbada con piernas flexionadas y los pies apoyados y elevar el torso hacia las piernas) porque en esta etapa debilita el suelo pélvico
- Durante la menopausia recurre al pilates y al yoga como deporte de cabecera, Sin duda te ayudará a mantener el suelo pélvico a raya.
- Las bolas chinas pueden ser unas grandes aliadas para fortalecer tu suelo pélvico
- No dudes en consultar a tu médico de familia/ginecólogo si ves que no te haces con tu suelo pélvico.

¡¡FELIZ MARTES!!



viernes, 14 de julio de 2017

Viernes dando la nota 'Summer Edition': Te dejo Madrid






Adiós Madrid. Te adoro pero necesito desconectar un poquito de ti. Nos vemos pronto.


¡¡FELIZ VIERNES!!

jueves, 13 de julio de 2017

La Receta: Taboulé


Creo que hablar de una sola receta para prepara Taboulé, es como decir que solo hay un sola forma de preparar ensalada. El/ la taboulé (no lo tengo muy claro) es un  plato frío, típico de la cocina del Magreb, cuyo principal  ingrediente es el cuscús (sémola de trigo) ó trigo bulgur al que se le añaden verduras picadas, hierbas aromáticas (como la menta) y va aliñado con zumo de limón y aceite de oliva virgen. Esta es la receta básica que nos ha llegado a occidente. Estoy convencida de que si lo leen en oriente se mueren, como lo hacemos nosotros cuando vemos que echan chorizo a la paella. En cualquier caso, os dejo mi receta por si os sirve de inspiración

INGREDIENTES 
  • Cuscús (calcula unos 50/60 gr. por persona)
  • 1 cebolleta
  • 2 tomates hermosos
  • 1 pepino
  • Perejil
  • Menta
  • Aceite de oliva virgen
  • El zumo de un limón
  • Sal
PREPARACIÓN 

Lo primero, prepara el cous-cous. Para ello, pon en un bol la cantidad de cous cous que quieras y vierte sobre él la misma cantidad de agua caliente, a la que previamente habremos salado e incoporado un poco de aceite. Deja hidratar el trigo.
Mientras, corta en brunoise (cuadraditos), la cebolleta, los tomates y el pepino y lo incorporas en una ensaladera. Luego es el turno del perejil y la menta que añadiremos cortadas en trozos muy pequeños. Y, después, incorporaremos la sémola hidratada para terminar aliñando todo con aceite, el zumo del limón y la sal al gusto. Se mezcla todo muy bien y se deja enfriar en la nevera. 
Fácil, ¿verdad? Esa es la versión simple, pero admite otros ingredientes como las pasas, el pimiento rojo, pimiento verde,  el cilantro, ¡hasta melocotón y granada! Pero eso lo dejo al gusto de cada uno. 
Y tú, ¿tienes alguna receta diferente?

¡¡¡FELIZ JUEVES!!!

miércoles, 12 de julio de 2017

Hoy toca médico: estreñimiento



¡Qué cosas! Ha llegado a mis manos un estudio que ha realizado un laboratorio para conocer el ritmo intestinal de los españoles. De él se desprende que la mitad de los españoles admite que tiene dificultades para ir al baño y un 26% se declara estreñido (yo diría que más, porque ¡qué humor se gastan algunos!) Nombran al estrés como el principal motivo de su problema aunque llegados a esta época del año, las vacaciones son casi sinónimo de estreñimiento. Sí, no nos engañemos: como en casa en ningún sitio.
Según el estudio, uno de cada dos españoles no usa baños ajenos. Un dato que choca con el uso del baño en el trabajo, ya que ocho de cada diez españoles reconocen que lo usan habitualmente o de forma esporádica.
Sin duda, un estudio curioso pero hay que desmitificar algunos aspectos. Lo primero es que cada persona tiene su propio ritmo intestinal, así que no nos empeñemos en ir todos los días a visitar al señor Roca. El que nace bajito, nace bajito, el que nace moreno nace moreno y el nace defecando dos o tres veces a la semana, defeca dos o tres veces a la semana, sin más. Ninguna de estas tres cosas son patológicas.
Pero si resulta que te ha pillado una época mala, y vas al baño menos de lo que para ti es habitual, te voy a dar una serie de tips para combatir este problema:
  • Procura que sea siempre a la misma hora, elige un momento en el que tengas tiempo 
  • Intenta no retrasar la defecación, en cuanto tengas ganas aprovecha la oportunidad (sea tu baño o no)
  • Aumenta la ingesta de alimentos ricos en fibra: verduras, frutas (el kiwi, papaya, naranjas, ciruelas y caquis son grandes aliados), yogures bio (qué, aunque no son tan infalibles como anuncian, algo hacen), productos integrales, salvados, semillas como lino o chía
  • Disminuye la ingesta de alimentos astringentes: harinas refinadas, vino tino, queso, arroz, patata, zanahoria, membrillo, yogures
  • Come despacio, masticando bien los alimentos. Esto, además de evitar el estreñimiento, te ayudarán a evitar los temibles gases que van de la mano del estreñimiento
  • Practica regularmente ejercicio. Camina, monta en bici, corre... lo que sea, algo que te guste y de forma regular. No vale hacerte el Camino de Santiago porque estas estreñido y el resto del año quedarte sentado en el sofá
  • Sé que anuncian muchas hierbas y "productos naturales" que son mano de santo. Pero ten cuidado con los cantos de sirena. Muchos no tienen evidencia, #nosinevidencia, y otros muchos son irritantes. Así que es mejor huir de todos ellos
  • Si a pesar de todos estos consejos sigues un poco perezoso, consulta a tu médico de familia. Existe medicación para tu problema y es cosa nuestra indicarte qué es lo que mejor te viene.
Paloma Cano 
Doctora Sin Zapatillas
Médico de Familia
¡¡FELIZ MIÉRCOLES!!



martes, 11 de julio de 2017

Si sueñas, no conduzcas


En unos días nos vamos de vacaciones y  hasta nuestro destino viajaremos en coche. No éramos de salir de madrugada hasta que nació la Princesa.  Y es que más de 600 kilómetros nos separan de las maravillosas playas de Galifornia y 6 horas escuchando "cuánto queda" desde el minuto 2, podría ser mortal. Así que a las 5 nos ponemos en marcha. Cuando era más pequeña (y podíamos en brazos con ella) directamente la cogíamos dormida, la colocábamos en su silla y no amanecía casi hasta 100 km. antes de llegar. Era entonces cuando parábamos a desayunar y aprovechábamos para quitarle el pijama. Ahora es lo mismo, salvo con la diferencia que se despierta, se viste y no han pasado 20 km. cuando vuelve a estar dormida. 
Para mi es la forma más sencilla de viajar salvo que siempre voy con la angustia de que el Santo se duerma. Y más ahora cuando he conocido que la Fundación Línea Directa, ha realizado un estudio sobre la "Influencia de la somnolencia en los accidentes de tráfico en España (2011-2015)" y ha concluido que, en los últimos cinco años, más de 800 personas han muerto en accidentes de tráfico a causa de la somnolencia. Es más, ocho millones de conductores confiesan que han tenido "microsueños" o "cabezadas" al volante. Preocupante, ¿no? Por eso creo imprescindible recordar algunos aspectos que todos sabemos pero que pocos cumplimos al 100%

Antes de emprender el viaje:

1.- Pon el vehículo a punto por medio de una revisión: neumático, frenos, líquidos...
2.- Comprueba si llevas los recambios imprescindibles: rueda de repuesto, triángulos, chaleco, herramientas..
3.- Planifica tu viaje:  Ahora hay multitud de apps que te ayudan en ese punto: desde previsión  meteorológica hasta en estado de las carreteras
4.- Descansa lo suficiente. Si vas a viajar de madrugada, acuéstate temprano y si ves que has dormido mal, retrasa la salida. La playa/montaña/ciudad no se va a marchar. 
5.- Evita ingerir alcohol y medicamentos incompatibles con la conducción.
6.- Distribuye las maletas de forma equilibrada repartiendo los pesos, evitando sobrecarga.
7.- Nunca dejes objetos sueltos (botellas, juguetes, paraguas...) en el interior del vehículo. En caso de accidente pueden convertirse en proyectiles
8.- Los niños siempre en sus sistemas de retención infantil (a poder ser a contramarcha), bien sujetos y sin abrigo. Si salís de madrugada, en pijama con una mantita por encima. 

Ya en el viaje: 

1.- No sobrepases la velocidad permitida
2.- Guarda la distancia de seguridad entre vehículos
3.- Para a descansar cada 2 horas y cuando lo hagas aprovecha para estirar las piernas, descansar la vista y comer y beber. Recuerda que al volante no puedes hacerlo
4.-Evita las comidas abundantes y, por supuesto, el consumo de alcohol. No confíes en las bebidas estimulantes (café, bebidas energéticas) porque enmascaran el cansancio y no evitan la aparición de los “microsueños”
5.- Mantén el coche ventilado y fresco para evitar la somnolencia
6.- No te olvides de las gafas de sol

¡¡¡FELIZ MARTES!!!

lunes, 10 de julio de 2017

Cambios físicos en la menopausia: cabello y piel



Si pensabas que la piel y el cabello se iban a ir de rositas en este periodo, estás muy equivocada, porque son otros de los grande perjudicados.
Piel: La disminución de los estrógenos afecta directamente a la formación del colágeno, imprescindible para proporcionar a la piel elasticidad y firmeza. Si no se ayuda a la piel en estos años, se hace más fina, se deshidrata y aumentan las arrugas. Pero no le vamos a echar toda la culpa al climatario. El estado de la piel en este punto también va a depender de múltiples factores como el cuidado previo (siempre que hay que hidratar la piel y a partir de los 25-30 años comenzar con las cremas antiarrugas), factores externos como la alimentación, el sol, el alcohol y el tabaco, y a la genética. Ante este panorama lo que debemos hacer es intensificar nuestros cuidados faciales, prestando especial atención a la hidratación. Actualmente existen multitud de productos (mascarillas, serum, cremas de día y de noche...) y de multitud de marcas (y precios) que ayudan a mantener la piel más tersa. Es posible que ya no te valga tu hidratante de toda la vida y tengas que dar un paso más y saltar a otra línea más propia para viejunas. Pues si hay que darlo, se da. Todo será por mantener un aspecto más saludable.
Cabello: Y ¿qué pasa con el cabello? Pues que los cambios hormonales también afectan al pelo. Por una parte, hay una pérdida en la cantidad de cabello (el de la cabeza) y en algunos casos, ojo solo en algunos, el pelo nace y crece más despacio y delgado dando lugar a un cierto grado de alopecia. Por otra, la disminución de hormonas femeninas provoca la aparición de vello (esos pelos tipo bruja) en el labio superior, patillas y mentón. Pero no todo es malo, en este periodo disminuye el vello púbico y el vello axilar. Igualmente, en este punto tiene que mucho que ver aspectos como la genética o el cuidado del cabello a lo largo de toda la vida. Entonces, ¿cómo debemos cuidar el cabello en este momento? Una vez más, el sentido común es nuestro mejor aliado. Cuida tu alimentación, bebe agua y mantén a raya la higiene y el cuidado del cabello. Huye de los productos con parabenos; no abuses de los tintes abrasivos, planchas y secadores. Busca un champú adecuado y de nuevo, compleméntalo con los productos que te ofrece el mercado ( mascarillas, serum, queratina...)  Ahora en verano, protégelo del sol, el cloro y la sal.
Para los pelos de más, debes hacerte con unas buenas pinzas y espejo de aumento y con un tironcito, adiós pelo brujil. Si la cosas es grave o persistente y te puede agobiar, valora la depilación con láser.
Así escrito parece mucho, pero en la práctica tampoco es tanto.

¡¡¡FELIZ LUNES!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...